Prisionero político durante la Guerra Sucia Alberto Ulloa habla en la Ibero

 

Por Miranda Simon

Alberto Ulloa Bornemann está vacunado. Su melena de revolucionario es ahora una cabeza de pelo corto y gris, pero su barba y bigote siguen remitiendo al Ché Guevara que admiraba en su juventud; y al ideal que lo llevó al Campo Militar I a ser torturado, y a las infames celdas del ‘Palacio Negro’ de Lecumberri. Ya clausurado y convertido en la el Archivo General de la Nación – El palacio ha sido testimonio presente y documental de lo que él y muchos disidentes políticos vivieron. Pero quizá ya no le guste que lo comparen con el Ché: la Guerra Sucia y el tiempo mató el sueño revolucionario. Sea o no a propósito, Alberto Ulloa está vestido de negro.

Ex estudiante de ciencias de la comunicación en la Ibero, ahora está frente a un grupo de estudiantes de esta misma universidad. Al principio se sienta en frente del escritorio de la clase y su mente lo lleva a los sesentas, cuando era universitario, entusiasmado por la filosofía y la psicología; en un México aterrorizado por la amenaza nuclear de la Guerra Fría.

“Todos los días veíamos en los noticieros, imágenes de de la imminente guerra nuclearEn clase de sociología un fulano de nombre, creo que Alfonso Herrera, que lo trajo nuestro profesor, -¡imagínense!, -dice- de repente os anuncia que está a punto de iniciarse la Tercera Guerra Mundial!… Ese era el ambiente que había.”

En 1964 subió Gustavo Díaz Ordaz a la presidencia, instaurando una máquina de subyugación que agregó a un clima ya tenso por la situación internacional. La institución familiar con padres “educados de una manera muy vertical” contribuyó a crear un sentimiento de represión entre los jóvenes, que luego iba a estallar en las protestas de1968 y 1971. 

Leyendo periódicos de izquierda mexicana, de la cuarta internacional y un reporte de la revista Sucesos en la que se entrevistaba a las FARC, el ‘rebelde sin causa’, como se autonomina, se convirtió en “aspirante a hacer la revolución”. 

En México se integró a la Liga Comunista Espartaco y  después colaboró con el revolucionario guerrerense Lucio Cabañas, subiendo y bajando la sierra donde el maestro vivía – levantado en armas – llevándolo de un lado a otro y hasta hospedándolo en su casa cuando tenía que visitar al médico. 

El 4 de septiembre Ulloa fue capturado en Tlaltizapán, Morelos y llevado a una cárcel clandestina. Con una irritación amarga cuenta como delató a una pareja mientras estaba siendo torturado, dos meses después de su captura. Contrariamente a lo que él consideró sentido común, la pareja no se mudó y tuvo que escuchar como los torturaban, desde su celda, “Yo nunca perdonaría al que me delató,” dice en el documental de Arturo Ripstein, Los heroes y el tiempo.

El remordimiento por haber delatado a la pareja y haber puesto a su familia en peligro, se refleja en su libro Sendero en Tinieblas (Ediciones Cal y Arena) como parte de la fuerte autocrítica que perméa el texto. Sin embargo, como dicen sus críticos, el libro no puede si no ser una denuncia – tanto al pasado como al presente: Después de casi tres décadas desde la guerra sucia, la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (FEMOSPP), instaurada por el presidente Fox, todavía no ha logrado enjuiciar al ex presidente Luis Echeverría, “No hay voluntad política… cuando yo llegué, me dijeron ‘¿Quieres abrir tu fichero?’ y ¡Ahí estaba todo! Y yo pensé ¿qué tanto están investigando si ya está todo acá?”

En febrero del 2006 salió a la luz el borrador de un enorme informe sobre la guerra sucia por parte de algunos investigadores de esta fiscalía, citando extensamente el texto de Ulloa Bornemann. Sin embargo, aunque la información existe y es ampliamente conocida, la denuncia de estos crímenes se ha quedado al nível de la palabra.

 

Anuncios

8 Respuestas a “Prisionero político durante la Guerra Sucia Alberto Ulloa habla en la Ibero

  1. Encontre este espacio por casualidad, pero fue una grata sorpresa poder leer articulos como este. Realmente espero que algun dia, se logre hacer justicia y todos los culpables tengan su bien merecido castigo.

  2. Conocí a Alberto Ulloa en 1979, y sé que filmó junto con otros 3 ex reos de la Carcel de Lecumberri un documental de Arturo Ripstein llamado Los Héroes y el Tiempo.

    Estoy intentando conseguirlo, pero no he podido, saben en dónde puedo comprarlo?.

    Gracias Anticipadas,

    Eloísa Cardiel.

  3. Javier Martínez ramos

    Hola: te agradecería me indicaras como conseguir una copia del documental. Saludos.

  4. Siempre es buena la autocrítica y la revisión de esos años. Lamentablemente en el documental citado se ve como el paso del tiempo y el capitalismo hacen estragos incluso en aquellos a los que alguna vez pensaron en cambiar al país y el mundo. Seducidos por la comodidad ahora hablan de un tiempo en el que los sueños revolucionarios tuvieron efectivamente el error de querer cambiar con las armas la situación en un corto tiempo, mas esa revisión no les sirvió mas que para asumirse en la mediocridad de continuar con el flujo de la vida, generar hijos cuya preocupación máxima sea ver que cosa nueva se compran o estudian y criticar a movimientos que quieren mantener la esperanza de otro mundo posible. Vale la pena ver el documental por las criticas puntuales a su tiempo y sobre todo por ver en lo que no debemos convertirnos los que ahora luchamos por otro mundo

    • Carlo Emir Castro Díaz

      Saludos sr. Alberto Ulloa, no me termino de imaginar todo lo que una persona como usted tiene por contar, acerca de los sucesos de los movimientos sociales en méxico. Lei en internet algo de su libro y me parece bastante interesante, me considero una persona jóven con inquietudes, y estos temas son por demás interesantes.
      Tengo una pregunta y espero usted me pueda hacer el favor de ayudar.
      En una entrevista que le hacen al sr. Arturo Ripstein, acerca del documental Los Héroes y el Tiempo, el comenta que conocio a cuatro jóvenes guerrilleros en Lecumberri en 1976 y de los cuales solo pudo localizar a tres, me gustaría saber el nombre de la cuarta persona que no pudo o pudieron localizar.

      Esperando de su amable respuesta, me es grato quedar de usted.

      Carlo Emir Castro Díaz

  5. Don Alberto:
    En la novela “Guerra en el Paraíso” de Carlos Montemayor existen dos menciones hacia usted: en una como espartaquista y en otra como jaramillista. ¿Ésta información la obtuvo Montemayor de usted o de una tercera persona? ¿Cómo escribió “Sendero en tinieblas”, a partir de la escritura de corrido o del dictado a una grabadora? ¿En la Ciudad de México existe la posibilidad de obtener la traducción a la lengua inglesa de “Sendero en tinieblas”? De antemano doy las gracias por las respuestas.
    Juan Carlos

  6. Don Alberto:
    En la novela Guerra en el Paraíso de Carlos Montemayor existen dos menciones hacia usted: en una como espartaquista y en otra como jaramillista. ¿Ésta información la obtuvo Montemayor de usted o de una tercera persona? ¿Cómo escribió Sendero en tinieblas, a partir de la escritura de corrido o del dictado a una grabadora? ¿En la Ciudad de México existe la posibilidad de obtener la traducción a la lengua inglesa de Sendero en tinieblas? De antemano doy las gracias por las respuestas.
    Juan Carlos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s