“La barra, más allá del balón”

Por Daniel Alonso

Las barras bravas actualmente son, sin duda alguna, uno de los fenómenos sociales de mayor interés de muchos investigadores y sociólogos. Estas pequeñas “tribus” conformadas por numerosos barristas, muestran formas de organización muy efectivas que les permite ampliarse diariamente y que hace pensar a las autoridades de cada país y equipos de fútbol, que es prácticamente imposible erradicarlas completamente y que un intento de eliminarlas, seria solo el detonador de más violencia.

   ¿Qué es o que atrae a los hinchas a volverse barristas?, que los hace seguir a su equipo por todas partes, dejando atrás todo y enfrentando en cada viaje situaciones adversas, enfrentamientos con otras barras y muchas veces contra la policía, jugándose en ocasiones la vida, ¿Qué o quienes los orillan a esos extremos?

 

 

 

Hoy el fútbol mexicano se encuentra contagiado de ese fenómeno y barras como la <<Rebel>> del equipo Pumas de la Universidad o la <<Monumental>> del América han protagonizado batallas dentro y fuera de los estadios.

    Pero, ¿sabemos todo lo que tenemos que saber sobre estas barras?, los medios, al parecer se han dedicado solo a mostrar una parte y tal vez muchas veces son ellos mismos los que comienzan a formar un entorno bélico en ciertos partidos con fines de audiencia y asistencia en los estadios.

    La solución a la violencia en el fútbol aun se ve lejos, pero para poder enfrentar este fenómeno social, primero hay que conocer a fondo el problema, su origen, las causas, consecuencias y su contexto cultural. 

Hoy el fútbol mexicano se encuentra contagiado de ese fenómeno y barras como la <<Rebel>> del equipo Pumas de la Universidad o la <<Monumental>> del América han protagonizado batallas dentro y fuera de los estadios.

    Pero, ¿sabemos todo lo que tenemos que saber sobre estas barras?, los medios, al parecer se han dedicado solo a mostrar una parte y tal vez muchas veces son ellos mismos los que comienzan a formar un entorno bélico en ciertos partidos con fines de audiencia y asistencia en los estadios.

    La solución a la violencia en el fútbol aun se ve lejos, pero para poder enfrentar este fenómeno social, primero hay que conocer a fondo el problema, su origen, las causas, consecuencias y su contexto cultural. 

   La violencia hay que entenderla. Y no reprimirla, en el entendiendo, que la represión conduce a un espiral de mayor violencia. La represión sobre una barra, incluso ubicar a sus líderes o cabezas y juzgarlos, podría ser una solución y un buen comienzo para erradicar la violencia, pero aún así, ese hecho no crea que se termine una barra porque surge otro líder rápidamente. Entonces la represión es un camino que sirve para multiplicar el fenómeno.

No todos son iguales.

Muchas veces los medios, incluso los mismos asistentes a un estadio, no logran detectar que las miles de personas que apoyan a un mismo equipo, no por usar la misma playera, o sentarse en la misma tribuna, eso los hace idénticos en el mundo del fútbol. Es importante hacer ese señalamiento, ya que así se puede evitar caer en generalizaciones.

   Así lo afirma el sociólogo chileno Andres Recanses en su libro “Barras bravas” menciona que en el fútbol existen tres tipos de personas que asisten a los estadios, esto lo menciona para no creer que en el estadio todos son iguales y para definir sus roles dentro del fútbol, estos tres grupos como lo menciona son: los espectadores, los hinchas y los barristas.

   La distinción que establece el titulo, se hace cargo de las diferencias entre las tres categorías, las que se identifican de maneras diferentes, a través de su comportamiento y su <razón de estar> en los estadios. Asimismo, en su participación activa, pasiva o no participación, en hechos de violencia ligados al fútbol.

   Los espectadores van a los estadios a disfrutar un partido que, de antemano, promete ser un buen espectáculo deportivo por los antecedentes de los equipos contendientes. Ellos no son necesariamente neutros frente a los equipos, pero no se involucran con los gritos, saltos, sufrimientos o alegrías que el desarrollo del partido producen las otras dos categorías.

  

Los hinchas, son aquellos que se declaran partidarios de uno de los equipos. Estos pueden ser o no, socios del club al que apoyan con sus gritos. Entre ellos encontramos distintos grados de compromiso con su equipo, desde una “tibia” adhesión hasta aquellos que se muestran fuertemente involucrados en lo que acontece en la cancha. Son los que saltan gritando: “-¡goooooool!-” a todo pulmón. Como también, cuando se produce una jugada del equipo contrario que pone en peligro al suyo, van siguiendo la jugada con el “alma en un hilo” y de llegarse a producir el gol, se sienten amargados y desilusionados de su club.

   El <barrista>, como dice Andres Recanses, presenta particularismos culturales que lo hacen distinto a las otras dos categorías, pudiendo constituir una subcultura aparte o por lo menos, un grupo cultural claramente identificable. En general, la edad de los barristas oscila entre niños de 12 años a jóvenes de 25 años aproximadamente. Es el propio barrista el que hace notar su diferencia con respecto al hincha.

Tambores, cánticos, banderas y trapos, son símbolos que usan todas las barras. La rebel, en los partidos pumas vs. América, marcha desde el estadio Olímpico hasta el Azteca, demostrando, según los propios barristas, que son superiores, ya que invaden sus propias calles sin temor alguno.

 Sudamérica, ¿ejemplo a seguir?

Existe un fenómeno de imitación, copia y hasta de importación no tradicional de las barras bravas sudamericanas a México, en especial las barras argentinas.

   Notamos que en toda América Latina existen dos “futboles modelo” si así se pueden llamar: Argentina y Brasil, tiene que ver con calidad deportiva, tradición, éxito, etc. pero también en formas de alentar, es decir, formas muy características de hinchadas.

A grandes rasgos se puede decir que existen dos líneas, en palabras de Pablo Alabarces: el estilo brasileño, se caracteriza por el predominio de lo carnavalesco y el estilo argentino se caracteriza por cierto predominio de lo trágico.

   Otro antropólogo argentino Eduardo Arqueti, uno de los pioneros en tratar el tema, dice que en el fútbol aparecen siempre dos elementos: lo trágico y lo cómico y depende la región, su pasado y antecedentes que uno termina por encima del otro. En Argentina últimamente predomina lo trágico, y en Brasil, lo cómico, lo festivo; Pareciera que América Latina trabajara sobre los dos modelos, tanto en términos deportivos, jugadores,  directores técnicos, etc. Y también en como alentar, las porras, las barras.

   Estamos en una época en la que el trágico esta predominando y es aquí donde aparece la violencia e incluso la muerte.

   Así lo ejemplifican los distintos casos, apenas el mes pasado, un hincha de Velez Sarsfield fue asesinado a manos de fanáticos no identificados, un disparo de arma de fuego, la causa de muerte, todo esto cuando se dirigía al estadio de San Lorenzo, donde se iba a disputar la sexta jornada del Torneo Clausura 2008, preciso el diario el clarín en su versión online.

   Y por si fuera poco, ese mismo fin de semana, hubo un choque entre miembros de la barra brava del Boca Juniors, que terminó con un barrista acuchillado, según la prensa argentina, un grupo de seguidores chocaron a los alrededores de la Bombonera, estadio del Boca, donde luego se trasladarían al juego contra Argentinos Juniors, la suma de muertos relacionados al fútbol argentino, llegó a 225, según una nota del Clarín, donde se lee un breve resumen de las tragedias en canchas argentinas.

 

 

Los discursos que se leen y escuchan en los medios argentinos, cuando hay hechos violentos, son en un tono de vergüenza, se dicen cansados de esta situación, pero son pocos los medios que tratan de ir más allá de los hechos, una investigación especial del Clarín, desnuda las barras, y encuentra los nexos de políticos y directivos con los integrantes de estas barras

La Rebel, la más famosa.

La barra surge el domingo 18 de enero de 1998. Formada por catorce ex integrantes de la porra oficial del equipo “La Plus”, una porra más tradicional. La Rebel, también conocida como “la orgullo azul y oro”, debido a que esa leyenda aparece en su manta principal, como los miembros dirían, “su gran tesoro”, el “trapo” que nunca han de perder.

   La barra esta dividida en subgrupos organizados por el barrio al que pertenecen: Pantitlan, Neza, San Rafael, Iztapalapa, Vallejo, entre muchos más, juntos apoyan y siguen al mismo equipo, esto no quiere decir que entre mismos barrios no existan fricciones. Cada barrio se organiza de manera independiente.

   Se puede notar que la mayoría de los integrantes de la barra, pertenecen a la clase baja y trabajadora, y en una menor parte a la clase media, hay tanto hombres como mujeres, de todas las edades. Estudiantes, tanto de los CCH y Prepas, como de escuelas privadas, mecánicos, comerciantes, jóvenes que no se dedican ni a estudiar ni a trabajar, músicos, un sin fin de oficios se detectan entre los cánticos, la cerveza y el olor a marihuana. 

   La fama que ha ganado la barra puma a nivel nacional, incluso internacional, se debe tanto a sus virtudes, como a sus defectos. Por lo primero, es considerada la más numerosa del país y  la más colorida, hecho que llevo en ese entonces, al canal de televisión, CNI canal 40, a darle un seguimiento especial en su viaje a España, cuando el equipo de PUMAS, se enfrento al Real Madrid por la copa Santiago Bernabeu, en el estadio del mismo nombre. “Más de 150 barristas de la barra auriazul, invadieron Madrid” se leía en ese entonces en los diarios tras la victoria de los pumas. Incluso, una nota del diario Universal, señaló, que el viaje que realizó la barra puma, fue patrocinado en un 50% por la directiva del equipo capitalino.

   Pero hechos negativos han sido los que han llevado a estos barristas, a ocupar tiempo en los canales y horario exclusivos de la televisión nacional, enfrentamientos con la policía, disturbios en el estadio Hidalgo, o en Veracruz, donde butacas fueron arrancadas y lanzadas al campo de juego, fueron motivos suficientes para evidenciar, lo que es llamado en los medios como, <el cáncer del fútbol>.

   Ni la violencia, ni los señalamientos negativos contra la barra Rebel, ha frenado su popularidad, llegando a comercializar todo tipo de productos, a las afueras del Estadio Olímpico Universitario, y en todo tipo de mercados y tianguis, bajo el sello de la marca rebel.

 

 

   Cuando las barras “se portan bien” los medios las muestran como “el color del fútbol”, “son la pasión”, en el reportaje del campeonato de los pumas, en TV Azteca, observamos como cámaras de esa empresa viajaron con la barra, y durante todo el video se muestran escenas de la rebel, incluso la señalan como victima. También hay que tomar en cuenta el tono en el que se narra la crónica, términos religiosos y bélicos son usados por los reporteros para hacer el entorno mas apasionante y dramático.

La tecnología, al servicio del barrista.

Los nuevos espacios de esta era, no han sido olvidados por los millones de fanáticos del fútbol que existen en todo el planeta. Miles de paginas en Internet sobre los equipos más famosos, son visitadas diariamente. Pero este medio ha perdido su inocencia una vez más, y miembros de las barras más violentas en todos los países, usan el ciberespacio, como un arma a favor.

   México no es la excepción, tanto la rebel, como todas las barras de la liga mexicana, aprovechan estos foros mediáticos, para la organización de batallas, se usan `blogs´ como vitrinas para mostrarle a todos, los trofeos conseguidos en diferentes batallas campales, en youtube se suben videos “presumiendo” la superioridad de una barra sobre la otra, incluso con la policía.

   Amenazas entre barras, son leídas en los distintos foros, los lideres hacen convocatorias y reclutamientos por medio de hi5, myspace, y distintas paginas de expresión juvenil, incluso en una pagina creada por miembros de la barra de los pumas, podemos sintonizar, radiorebel, donde sus propios integrantes, por ratos, se vuelven locutores y programadores de una estación dirigida a la afición azul y oro. En esta estación se escuchan noticias sobre el equipo de  los pumas, así como la plantación de viajes de la barra, cuando no hay ningún programa al aire, se pueden oír canciones de distintos géneros, desde norteñas, salsa, rock, etc, una muestra más, que habla de la diversidad cultural que existe dentro de la Rebel.

   Y si faltara más, una nota que publico el diario Olé, y que diarios nacionales, caso como el de La Jornada, reveló que las barras mexicanas, como la Rebel de pumas, La Monumental del América y los Libres y Locos de tigres, reciben asesoramiento vía Internet por parte de barras argentinas, caso especifico de la barra del Boca Juniors, La 12, donde a través de este medio reciben cánticos adaptados y métodos de logística en los estadios.

FMF y los medios, “unidos por un fútbol sin violencia”.

La Federación Mexicana de Fútbol a tomado medidas urgentes con respecto a la violencia en el fútbol, por ejemplo, las barras no podrán viajar a los estadios visitantes ayudados por sus equipos, esto es que, los clubes retiraran completamente las facilidades otorgadas a sus barras, como boletos gratis o el transporte a los estadios visitantes, ningún tipo de manta podrá ingresarse a los estadios mexicanos, habrá monitoreo sobre barras y porras antes, durante y después de cada partido y cada club deberá iniciar una <credencialización> de cada uno de los  integrantes de las porras y barras correspondientes. Pero, ¿en realidad la FMF está capacitada para tratar este asunto tan delicado?

   Los medios de comunicación, en apoyo a la Federación Mexicana de Fútbol (no sabemos si la FMF solicito su apoyo o no),  han tomado cartas en el asunto “hartos” de ver que el fútbol ha sido “secuestrado” por “pandilleros y drogadictos”, “tristes”, por ver las “tribunas vacías”, “claman justicia”.

   Todos estos términos son escuchados de propia voz de los “especialistas deportivos”, aquellos que transmiten cada fin de semana el fútbol y lo analizan a fondo, si, son ellos quienes proponen alternativas contra la violencia hoy en día. ¿Qué tanto ayuda sus observaciones? ¿Sus opiniones realmente tienen valor? ¿Los juicios que partido a partido emiten están fundamentados?

   Los medios de comunicación y quienes los representan, ya sean televisoras, radio, prensa escrita (no olvidemos cuanto aportan los medios, tanto en lo económico como en lo moral, al fútbol), han convertido al periodismo deportivo (si es que existe), en el “tribunal de la justicia” o el “salón de los súper amigos” que se encarga de dar la pauta de todo lo que se construye y destruye en nuestro fútbol. Pablo Alabarces, en su libro <Crónicas del aguante> menciona lo siguiente:

   <Lo que los propios medios no pueden criticar es un modo de representación de la cultura del fútbol que, en el mismo momento en que lo transforma en un centro de toda la sociedad porque de esa manera se capturan públicos, debe volverse especialmente dramático. ¿Que sentido tiene llenar tantas paginas y horas de fútbol si es apenas un deporte, los famosos veintidós tipos corriendo atrás de una pelota de los que hablaba Borges? Por el contrario, en el fútbol –en la narrativa periodística del fútbol– deben pasar cosas importantes; se debe discutir la patria (y entonces, cuando juegue la selección, hacer de cuenta que el futuro de la nación esta en juego), o la vida y la muerte: “a ganar o morir”, “es cuestión de de vida o muerte”, “dejar la vida”. Claro, es pura retórica: pero hay de retóricas y retóricas>. (Alabarces, 2004;96).

   Todo éste tipo de lenguaje y manejo de pasiones se perciben días antes y durante partidos como  PUMAS VS AMERICA. El contexto violento que tiene en lo particular éste encuentro, una dosis importante, es inyectado a través de los medios de comunicación. Frases como “el clásico del rencor” ó “encuentro de vida o muerte” percibimos constantemente por parte de los “especialistas”, con el afán de vender el producto (porque así se ve actualmente el fútbol, como un producto), con la necesidad de incrementar la pasión por parte de ambas aficiones, los comentaristas muchas veces fomentan la violencia con éste tipo de exageraciones.

   Bajo estos discursos mediáticos, la Rebel ha sido señalada en algunos momentos por algunos medios de comunicación como “una gran barra” o una de las “barras más fieles”, para luego convertirse en “una bomba de tiempo”, la “escoria del fútbol”. Actualmente, se ha creado una campaña para no solo erradicar la violencia, sino erradicar las barras que los mismos clubes mexicanos algún momento hicieron lo posible por fomentar, en pro de un “espectáculo más vistoso”.

   De aquí surgen dos preguntas importantes ¿con la desaparición de las barras, desaparece la violencia? y ¿se pueden desmembrar las barras, pueden dejar de existir?

   Ambas preguntas son un laberinto sin salida, no podemos afirmar ni negar la posibilidad de que sin barras no habrá violencia, tampoco sabemos a ciencia cierta si existe algún método para desaparecer una comunidad entera con códigos y símbolos propios, (salvo el único que se conoce desde tiempos antiguos, el exterminio).

   Lo que sabemos es que la Rebel por ejemplo, de 50 barristas que llegaron a ser en 1998, son hoy en día cerca de tres mil barristas, que se reúnen cada domingo en el estadio Olímpico Universitario.

   Muchos “lideres” de estos grupos han aprovechado el crecimiento continuo de las barras para lucrar, y muchos miembros más, aprovechan la multitud para cometer actos de vandalismo, mención aparte merecen los grupos de “porros”.

   Los <porros> surgen como una deformación de las “porras” que animaban actividades deportivas (principalmente los partidos de fútbol americano POLI-UNAM) en preparatorias, vocacionales, facultades y escuelas superiores de la Universidad Nacional Autónoma de México y del Instituto Politécnico Nacional. Grupos de jóvenes organizados, estudiantes o seudo estudiantes, que dicen defender una causa, un ideal, o que reivindican los derechos estudiantiles en general, pero que en el fondo son grupos de presión y choque al servicio de partidos políticos, de autoridades universitarias y de grupos de poder que los mueven a favor o en contra de tal o cual interés, sea político, académico o simple y sencillamente por las luchas de poder que se producen en la UNAM, el IPN y en las universidades públicas de todo el país.

En los últimos años, estos grupos se mezclan en las barras tanto de PUMAS como de AMERICA, listos para los enfrentamientos entre ambos clubes, reviviendo esa muy antigua y peligrosa rivalidad entre “porros” de la UNAM y del IPN.

 

Podemos observar en los videos, que las barras bravas del América y de Pumas, han adoptado el modo de operar de  “porros”, y no sólo eso, sino que ya es una realidad que este tipo de pseudo estudiantes se han mezclado entre las barras, o como podríamos entender que existan “huelums” en las gargantas americanistas, si históricamente no existen vínculos entre ambas instituciones. 

Sabemos que cada fin de semana en el fútbol mexicano, existen hechos violentos independientes a las barras, esto quiere decir, que no solo estos grupos de “animación” son generadores de violencia, como hecho muy reciente, el estadio del Veracruz, donde un policía fue atacado con un tambor, proveniente de una porra familiar.

  

Tal vez un día el fútbol mexicano se juegue sin público, o probablemente se vuelva un espectáculo costoso, de elite, donde el publico será 100% una misma clase social donde <reine la paz>, (como fue el caso en  Inglaterra, donde el encarecimiento del fútbol, llevo a las clases bajas y obreras a los pubs, exiliados de los estadios por ser responsables de un sin fin de hechos violentos) ambas soluciones en este país, parecen irreales.

   Nadie en este medio, en este mundo llamado fútbol, debe escapar a la dosis de responsabilidad que tiene, tanto autoridades, afición, medios de comunicación, directivos, jugadores, somos participes de la creación de este <pequeño monstruo>.

 

 

Anuncios

6 Respuestas a ““La barra, más allá del balón”

  1. Pingback: Futbol Argentino Mexicano y espanol » “La barra, más allá del balón”

  2. entrale aqui
    un foro 100% barrista
    donde nos las cotorreamos mentando madres entre nosotros
    pero tmb tratamos temas serios

    http://groups.msn.com/LATRIBUNAPOPULAR

  3. CESAR ARMANDO CORZO GOMEZ

    no sean pendejos

    AwAnTe AMERICA!!

    LA MONUMENTAL MANDA°!!

  4. esta chido ser de la porra mas chida de mexico la de los pumas la REBELy quisiera ser uno de ellos solo espero un amigo q llege y me invite

    quiero ser de la rebel por que es mi equipo faborito y tanto lo quiero que lo segiria a el fin de el mundo

  5. Ojalá se acabaran las barras, a mí me encanta el futbol, lo practico con mucha pasión y frecuencia a buen nivel. Soy aficionado del Guadalajara y voy frecuentemente al estadio con varios compañeros que también lo hacen y le van a pumas y américa.

    Pienso que las barras son el CÁNCER, simple y sencillamente, en los estadios de futbol en México. Grupos de vándalos que están idiotizados con una institución “dándole su vida” a una actividad externa a ellos que no deja de ser un deporte y pasatiempo y no los mantiene ni a ellos ni a sus familias. El futbol no es para nada importante salvo para la gente que vive de ello (directivos, jugadores, utileros, choferes, mantenimiento de estadios, taxistas en días de partido, etc.).

    Para la gente externa al mundo futbolístico no deja de ser un pasatiempo y un escaparate de fines de semana y media semana o una actividad que nos gusta muchísimo pero no “una pasión” y menos para amedrentar o agredir física y verbalmente a la gente con escrúpulos y criterio así como para la gente dentro del medio siempre será principalmente un negocio o su modus vivendi.

    Si fuera tal “pasión” por que no ponernos así con el Volleyball, el basketball, el futbol americano estudiantil, el baseball, el atletismo y otros tantos deportes que existen en nuestro país tanto amateurs como profesionales. El futbol profesional tiene mucho dinero detrás y es toda esa publicidad que nos meten lo que hace que algunas personas pierdan su identidad por el futbol, mi deporte favorito y no por eso el más hermoso del mundo, todos los deportes son el deporte más hermoso del mundo, sobretodo para el que los practica.

    • La Barrabrava de Pumas

      Ah sí? Y quién te dice que no obtenemos beneficios? que esto va más allá de un deporte y una pasión…investiga un poquito más, seremos el ‘CÁNCER’ pero no somos idiotas, si para ti el fútbol no es para nada importante entonces deja de ir frecuentemente a apoyar ‘al Guadalajara’ sirve que no gastas tu dinero, al menos nosotros sí sacamos algo del fútbol que tu no estés informado de ello es otra cosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s